Comenius

Comenius
Lifelong Learning Programme (LLP)

Monday, 31 March 2014


EL GRIEGO DE TOLEDO

En este año 2014, denominado Año del Greco,  se conmemora el IV Centenario de la muerte del Greco. Por esta razón se celebra en Toledo, ciudad que le vio crecer como artista y donde realizó la mayoría de su producción, la mayor exposición del pintor de la historia. Para ello se han reunido más de 100 de sus obras procedentes de distintas partes del mundo. A pesar de ser el lugar donde residió la mayor parte de su vida, es la primera exposición que se realiza del Greco en Toledo. La exposición durará hasta el próximo 14 de junio.

La sede de la exposición es en el conocido Museo de Santa Cruz. La exposición se complementa con las obras que albergan la Catedral, la iglesia de Santo Tomé, la Capilla de San José, el Convento de Santo Domingo el Antiguo y el Hospital Tavera.

A la hora de plantear la muestra se ha tenido en cuenta la propia arquitectura del museo dividiéndolo en cuatro secciones. En la primera de ellas se muestra al pintor y a su ciudad de adopción, de tal forma que la primera imagen que observa el visitante es Vista y plano de Toledo.


En esta parte también se verán obras de su primera época, con cuadros religiosos, tablas venecianas y lienzos. Aquí se encuentra La dormición de la virgen, un temple sobre tabla.

En otra de las salas se podrá observar la visión más tradicional que se tiene del pintor con obras de un formato menor destinadas a casas particulares o pequeñas capillas. Se podrán observar también sus numerosos retablos y abordar al Greco como “inventor de mundos alternativos”.

La exposición abarca la producción del pintor en España, en Creta, donde nació y se formó, en Venecia y Roma, donde adquirió las formas de la pintura occidental a la sombra de artistas como Tiziano, Tintoretto y Miguel Ángel. Está considerado el primer gran genio de la pintura española. Productivo durante la segunda mitad del siglo XVI, toda su obra estuvo influida por la ciudad donde vivió, Toledo. También por el ambiente cultural y religioso del momento marcado por la Contrarreforma, la necesidad de construir un arte al servicio de la Iglesia, y el estilo manierista desarrollado en Italia desde unos años antes.

Doménikos Theotokópoulus, conocido en España como el Greco nació en Candía, Creta, en 1541. Allí se formó en la pintura de iconos de la tradición bizantina, de la que tomó su sentido trascendente, ritual y simbólico de la imagen piadosa, derivada de los iconos y el colorido brillante de tonos metálicos de sus pinturas.

En 1567 llegó a Venecia, donde fue discípulo de Tiziano y estudió la obra de Tintoretto y El Veronés y el manierismo italiano. Su paso por Venecia fue determinante para su técnica y su rico colorido, preferentemente de gamas frías. En esta etapa fue dominando el arte occidental del Renacimiento de la escuela veneciana, en el uso del color, anatomía, perspectiva y técnica al óleo. La primera obra de este período veneciano es La curación del ciego. En 1570 se instaló en Roma, donde logró abrir su propio taller y  trabajó de retratista principalmente  en pequeñas obras. Allí pudo contemplar la obra de Miguel Ángel y adquirió un sentido de la composición alargada y serpenteante deformando los cuerpos el cual procedía enteramente del manierismo. De esta época destaca La Piedad.



En 1576 El Greco se trasladó a Madrid. Su intención era trabajar para Felipe II que entonces estaba reuniendo una gran colección de obras para el monasterio de El Escorial. Para él realizó San Mauricio y la legión tebana, que no fue del agrado del monarca ya que consideraba que la  composición dificultaba su comprensión como imagen de culto.

Finalmente se instaló en Toledo en el año 1577, donde su pintura religiosa tuvo gran acogida entre el cabildo de la catedral, las órdenes religiosas y los particulares. En Toledo pintará obras que, todavía hoy, permanecen en el lugar donde las realizó. El Taller del Greco en Toledo tuvo una gran actividad por la gran cantidad de encargos que recibía el pintor.

Su producción consiste principalmente en imágenes religiosas (santos y grandes composiciones con las celebraciones del año litúrgico) y algunos retratos. Aquí observamos algunas de las obras que pueden verse en la exposición de Toledo:




Monday, 24 March 2014

DESCRIBIENDO A LA VIRGEN


DESCRIBIENDO A LA VIRGEN


“La obra invitada” del Museo del Prado (Madrid)


            La Virgen con el Niño y ángeles,  de Jean Fouquet, es uno de los dos cuadros que componen el díptico de Melun. El díptico se dispuso en la capilla funeraria de Agnès Sorel, amante del rey Carlos VII y de Chevalier, de la catedral de Melun, pero durante la revolución francesa ambas partes del díptico se separaron para ser vendidas. Actualmente el lienzo derecho está en el museo Gemäldegalerie de Berlín. El cuadro que nos interesa, el de la virgen, está expuesto en el Museo de Bellas Artes de Amberes (Bélgica). Sin embargo, dentro del proyecto “La obra invitada”, se encuentra expuesta actualmente en el Museo del Prado.