Comenius

Comenius
Lifelong Learning Programme (LLP)

Monday, 24 March 2014

LA CRISIS DE LA MONARQUÍA BORBÓNICA
LA CRISIS DE LA MONARQUÍA DE CARLOS IV
En los primeros años del siglo XIX la monarquía de Carlos IV se encontraba muy desprestigiada. Las razones residían en una crisis del sistema de gobierno, cuyas figuras más destacadas eran entonces el rey, su esposa María Luisa de Parma y, sobre todo, el valido Godoy.
Otro motivo de descontento era la subordinación de la política exterior española a las necesidades de la Francia de Napoleón. Una de las consecuencias más graves de la sumisión a los intereses de Francia fue la derrota de Trafalgar en 1805, que supuso la destrucción de gran parte de la armada española. Un acuerdo con Francia, el Tratado de Fontainebleau en 1807 permitió la entrada de tropas  francesas para ocupar el reino de Portugal y repartirlo entre las coronas francesa y española.
LA GUERRA DE INDEPENDENCIA
En las localidades rebeldes se formaron las Juntas Provinciales, gobiernos de carácter local y popular para la lucha contra el invasor. Pronto se hizo necesaria la unificación de los esfuerzos dispersos, para dar más eficacia a la rebelión anti francesa. Con tal propósito, los representantes de las Juntas Provinciales se reunieron en Aranjuez constituyendo la Junta Central, presidida por el conde de Floridablanca, que asumió la dirección de la guerra y la gobernación del país…
El gobierno de la Junta Central fue el único reconocido por la mayoría de los españoles. En cambio, nadie vio con buenos ojos a José I Bonaparte, que gobernó el país según la Constitución de Bayona.
EL DESARROLLO DE LA GUERRA
En julio de 1808 las tropas españolas derrotaron al ejército francés en la batalla de Bailén que obligó al rey José I a abandonar Madrid y la retirada de las tropas francesas al norte de la península.
No obstante, la victoria francesa en Ocaña en octubre de 1809 y el avance hacia el sur permitieron a Napoleón ocupar casi toda España, quedando libres solo Cádiz y el este peninsular que caería también posteriormente.
Finalmente, José I abandonó España. El emperador y Fernando VII firmaron el Tratado de Valencay (diciembre de 1813), por el que Fernando VII fue restablecido en el trono español sin ninguna condición.

Mario Galdeano Sayago 4ºA E.S.O.

No comments :

Post a Comment